lunes, 17 de marzo de 2008

Saturday Night...


Siempre las cosas empiezan bien y terminal mal o empiezan mal y termina bien, al menos para mi. Aquella fue una noche que cumple con el segundo requisito. Tuve que buscarlo, animarlo a ir, porque se que a él le gusta y que yo quería volver. Fuimos, hasta que tuve que pelearme con él y dejarlo en medio del parque. Lo siento, mi orgullo no me deja soportar webadas y entre solo. Hasta ahora no sé que será de él.

Segundo piso del cosmico lugar, el disque lunge estaba cerrado y tuve que llamarla para empezar con toda la noche. Me presentó a sus amigos, al homenajeado y todo empezó a cambiar de aires. Su sala de electrónica me decepcionó, fui casi obligado a subirme a la barra (un roche total!), soporté el show de las drags (aish es que no me gustan) y luego casi convencerlos de ir a la sala latina. Me defiendo en ambas salas, no soy un experto, pero solo me divierto. Además, después de 10 meses era obvio que tan fresco no estaba! Latina y sus ritmos mas que inquietantes y cai bajo las redes de la pasividad. Nunca había bailado como baile esa noche.

Ese era reimond manco? Pues no, pero se parecía bastante. Vi al niño de los ojos lindos, me reconoció y me dijo hola, apenas lo ví, cambie de rumbo y no le hice caso. Él y yo fuimos muy buenos amigos, pero últimamente no se que le pasa que se torna muy aburrida en sus conversaciones y simplemente aplique uno de mis pilares fundamentales: nunca mendigar la amistad o el amor de nadie. Creo que se enojo, pues al día siguiente lo salude y estaba más cortante qu antes. Exageré? No se y a estas alturas poco me interesa. Tal vez haya perdido su amistad para siempre pero asi como apareció él, aparecerá otro y otro, él sabe como soy yo y yo como es él, pero la confianza murió hace mucho tiempo.

Todos me miran. Singular single (gay por donde se le mire) pero sumamente pegajoso en ese ambiente tan lleno de arrogancia y tolerancia (en cierta medida). Paulina rubio hizó de las suyas conmigo, me convirtió en la reina del metro cuadrado que tenía por territorio que nadie podía obligarme a abandonar, que nadie me decía como comportarme. La música esa noche llenó de mariconería pura mi ser, me sedujo, me ato a sus redes y no dejó escapar, e hizó de mi lo que se le dio la gana. Por única vez en mi vida, eyaculé toda la pasividad que lleve dentro. Siendo todo por esa noche, porque, aunque me gusto la sensación, no la repetiría. Fue un ataque de colores loq ue invadió mi mente, pero no es parte de mi, y si asi lo fuera, lo admitiría, pero no. I'm not a bottom.

Él es anthony y yo: ah hola! con una sonrisa que parecía de lo más hipócrita. En verdad no lo fue, no se porque dicen que me cae mal si nunca dije eso, y ademas ese noche comprobe que es agradable. Incluso, mi gastronómico amigo me demostró que con sencillez se pueden conseguir muchas cosas. Es cierto, pero lo siento una vez mas, I'm not like this.

Es un mounstrito. y yo oh dioz! en serio? Si creenos. Por experiencia propia deben saber lo que dicen, supongo. Aish estoy aburrida! dijo, tal vez la siguiente vez le sea mejor y tenga más tiempo, me imagino yo. A la vez que caminaba por la venida conversando bajo la noche que ya se extinguía, me di cuenta de muchas cosas. Muchas conclusiones que por ahora no vienen al caso, pues serán motivo de otra vez.

1 comments:

FRANCISCO dijo...

Tienes tu propio estilo para escribir y eso me gusta; eso es lo bueno del mundo literario; uno sin querer se tropieza con escritores que valen la pena leer. Lo haré seguido ¡lo prometo!

Francisco
http://cronicasdeurano.blogspot.com