sábado, 1 de diciembre de 2007

Ella

Cuando la conocí, yo ya sabía que también me gustaban los hombres. Pero había en ella un aire de simpleza que sinceramente me cautivo. Aunque mi prototipo de mujer era otro (como Rubí para ser más exactos –si la de la novela, ella misma) su sola mirada perdida y tierna a la vez me cautivo desde el primer momento.

La conocí cuando me matriculaba en la universidad. Por coincidencias de la vida, nos toco a ambos la misma aula de cachimbos. Al principio yo no hablaba con ella y ella menos a mi (casi tácito aclarar que es sumamente tímida, bueno al menos lo era antes). Poco a poco fueron pasando las semanas y meses, hasta que, por esas cosas de la vida, un día de esos ya no podía dejar de pensar en ella.

Una mañana, haciendo ambos un trabajo de la universidad ella en su casa y yo en la mía, empezamos a hablarnos por msn. Yo era el delegado de curso y pues tenía los msn de toda la clase. Desde el principio nos atraíamos. Ese día hablamos toda la mañana y ninguno terminó su trabajo. Sin duda ahí comenzó todo. Comenzamos a hablarnos en los breaks de las clases, a las salidas, etc. Debo admitir que fue una gileada muy larga de mi parte. Bueno si, me enamore y que. Yo que nunca creí en el amor esa vez si lo hice, y me enamore.

Yo no sabía como decirle para estar. Comprendan!! Era mi primera enamorada. Recibí apoyo de todos mis patas, incluso de los que creí que no lo eran. Pero al final me le declaré y estuvimos. Fue lindo el tiempo que duró. Pero como siempre no fue eterno. Alguien tuvo que fallar. Fui yo.

No fue por otra, menos por otro. Fui yo mismo que no me sentía seguro. Notaba que algo era diferente. Antes podía pasar todo el tiempo con mis patas, salir a donde sea, pero ahora, tenía otra responsabilidad: ella. Llegue a sentirme ahogado, sofocado. Todo el bendito día estaba conmigo!! Me aburría completamente. Debo la inmadurez que tuve, pero no me quedaba otra, tuve que terminar con ella. Llegamos al mes, le explique que cada uno debía manejar su lugar, su propio espacio, en otras palabras, que no estuviera todo el día a mi lado. Fatal error. Dejamos de vernos por dos semanas porque ambos esperábamos que el otro diese el primer paso. Al final ella lo hizo, me llamó para hablar. Yo fui y me adelante, le dije para terminar. Ella me miro sorprendida y solo atinó a aceptarlo. Después me entere que ella si quería arreglar las cosas conmigo.

Después de eso, me sentí más libre pero aún así no entendía porque no me satisfacía esa nueva soltería. A pesas de todo, aún seguía enamorado de ella. Por mis amigos me enteré que ella también aun lo estaba. Meses después, le dije para regresar. Ella dijo que lo pensaría. Cuando me iba a decir su respuesta (que también me enteré después que iba a decir que si) me delante de nuevo y le dije que me retractaba. Porqué hice eso? Huevadas. Jalé un curso ( por primera vez en mi vida) y pensé que volver a tener flaca no sería “beneficioso” para mí. Otro signo de completa inmadurez, lo admito de nuevo.

De eso hace ya muchos años. El año pasado intente volver con ella. Me dijo que no. Este año también, y me volvió a decir que no. Aún la sigo viendo en los pasillos de mi facultad. Y si tuviera la oportunidad, volvería con ella.

3 comments:

Kafé dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
***N!nf@*** dijo...

bueno como dicen la esperanza es lo ultimo q se pierde, suerte. chvere tu blog.
Paz y buen dia.

Marco Alonso dijo...

Pues si... la esperanza es lo ultimo que se pierde...pero estas seguro de regresar con ella por el sentimiento o por que no "cerraste" bien ese capitulo??

Espero todo resulte bien...
Slaudos,